Las Obreras de la Cruz, fieles al carisma de la secularidad consagrada y a su misión —apostolado social obrero—, asumimos el compromiso de implicarnos en la construcción de una sociedad más justa y solidaria.

Vicente Garrido Pastor (1896-1975), conocedor de la realidad social de su tiempo y siendo consciente de las posibilidades de los seglares para insertarse en todos los campos, fundó un Instituto Secular femenino, llamado a ser y hacer presencia apostólica en el entramado de la sociedad.

Las Obras del Instituto Secular Obreras de la Cruz nacen con vocación eminentemente evangelizadora y de servicio a las personas de clase media y trabajadora.

Por eso, procuraran medios, tiempos y espacios para favorecer la interioridad, el conocimiento y encuentro con Jesucristo y la experiencia comunitaria de la fe, valorando y respetando la dignidad de toda persona.