Las residencias de ancianos Obreras de la Cruz forman parte de nuestras Obras Apostólicas, en las que se procuran un estilo de trabajo y de relaciones laborales que favorecen el desarrollo profesional y humano. De esta manera la organización sea expresión de nuestra identidad

.
Los elementos que hacen posible el desarrollo de la propia cultura organizativa, son:
– Una cultura basada en las personas y los equipos.
– Las estructuras participativas que favorecen el clima de diálogo y la aceptación de responsabilidades.
– Liderazgo participativo como estrategia y base de nuestros equipos.
– El trabajo en equipo que compromete libremente al profesional y suscita una entrega generosa de sus facultades y aptitudes.
– Claridad en las funciones a desempeñar por cada uno —Entidad titular y los profesionales que intervienen en la dirección del centro—
– Espíritu de familia, afirmando una profunda relación de apoyo y confianza, acrecentando el sentido de pertenencia y la idea de una misión compartida.
– Una formación permanente de nuestros trabajadores como elemento esencial de transformación e innovación así como el deseo de mejora continua.
– Unos Centros que cuiden las relaciones interpersonales, que mejoren el bienestar y el crecimiento de todas las personas.